Caminar con los búfalos (clase del 28/09/06)

Por OM_ - 24 de Julio, 2007, 16:56, Categoría: Clases del Prof. German Rosas

Caminar con los búfalos 

(Clase)

Jueves,  28 Sep 2006 09:35:22 -0500

 

INTRODUCCIÓN.

 

En la vida de los seres humanos podemos ver muchos proclamas de lo que quisieran obtener en la vida. Tienen mucha claridad del tipo de vida, satisfacciones y logros que desean obtener.  Pero no se les ve en los hechos estar haciendo ALGO REAL que pueda siquiera avizorar que llegarán a tener la clase de vida que están proclamando desear tener.

 

Esto ocurre porque hay como un estado de adormecimiento en el sentido de evaluar las dos realidades: planificación y acción para logros.

 

Como si un constructor de edificios se dedicara a contratar arquitectos para que dibujen edificios que piensa construir y que se dedica a mostrar a quien le quiera oír sus edificios y lo cómodos y bellos que serán.  Pero que no se le ocurre en ningún momento que esos edificios están solamente dibujados y que se necesita ingeniería para construirlos.

 

Para poder aprender eso, es necesario caminar con los búfalos.

 

TEXTO.

 

1.

Trasladémonos al África, en el momento en que millones de búfalos comienzan su migración hacia pastos verdes, formando ríos de toneladas de carne viva.

 

Al lado caminan los leones, las leonas y sus cachorros.  Ellos no pueden dedicarse a soñar con cenas abundantes y quedarse dormidos soñando con comida, mientras que su comida se aleja.

 

Ellos tienen que caminar con los búfalos.

 

2.

Al caminar con los búfalos, no se pueden acercar demasiado.  Los búfalos le darían unas cornadas y a pesar que los leones tienen cicatrizaciones milagrosas, lo más seguro sería que morirían.  Y el sueño de cenas abundantes no lo realizarían.

 

La regla es no quedarse rezagados, pero tampoco acercarse imprudentemente a sus objetivos.

 

Están atentos estudiando cada movimiento de ellos.

 

3.

No pueden lanzarse, impulsados por el hambre, a derribar cualquier búfalo.

No pueden dejarse llevar por la desesperación.  Si no han comido en varios días, no se pueden permitir desesperarse y lanzarse por puro impulso.

 

Necesitan tener la serenidad de la espera.  Tienen que ver la OPORTUNIDAD.  Sin esa oportunidad no comen.  Necesariamente la OPORTUNDIAD tiene que aparecer.

 

4.

Hay búfalos hembras que comienzan a rezagarse porque tienen que dar a luz sus crías.  Los solidarios búfalos de su grupo los acompañan prudentemente, pero no pueden quedarse lejos del rebaño porque ellos estarían en peligro, ya que si bien tienen la fuerza de su enorme peso, no tienen la agilidad de sus depredadores.

 

Las hembras que van a dar a luz sienten el olor a muerte en el aire.

Pero el proceso de la vida no se detiene.

 

Por centenares vienen al mundo los pequeños búfalos.  Nacen con capacidad de caminar y seguir al rebaño.  Pero no con la estabilidad que les impida no ser muertos por una dentellada de sus depredadores.

 

5.

Las leonas saben que ellas no son inmortales.  Que necesitan lograr que sus cachorros vivan, crezcan y se reproduzcan.  Por eso, cuando los búfalos se detienen a descansar, a beber, esconden a sus cachorros en las espesas malezas entre los árboles y le sindican que por nada del mundo salgan.

 

Los búfalos saben que si matan a los cachorros lograrán eliminar en su raíz a los depredadores.  Y en pequeños grupos de exploración se internan en la maleza a hundir sus feroces astas en los cuerpecitos de los cachorros.

 

Mientras tanto, las leonas están ubicando a una cría extraviada de su madre.  Porque solamente la madre acepta al nuevo búfalo.  Las otras madres no lo aceptan sino que incluso le agreden y los separan a los pequeños búfalos que han perdido a su madre.

 

¿Acaso al no tener conexión con ellos ponen a esos búfalos sin madre como  carnadas para que los demás vivan?  ¿Acaso dar por hecho que si los leones comen, entonces al llenarse y carecer de apetito sus vidas están más seguras?

 

Lo cierto es que unas crías caen en la noche y al mismo tiempo que se escucha la lucha de la muerte y la vida, ojos de fuego y risas aparecen en el ambiente porque las hienas ya saben que habrá sobras seguras y, ¿por qué no?, acaso alimento de primera mano.

 

6.

Al amanecer, las leonas ven que los leones machos han comido.  Ellas han comido.  Están los hocicos llenos de sangre.  Y piensan en sus cachorros.  Van a buscarlos.  No los encuentran adonde los escondieron.  Ven rastros de patas de búfalos que han estado en el lugar.  Suponen lo peor.  Pero para su alegría, ven salir a uno, luego dos, luego más cachorros que, ya en esa etapa de su vida, comienzan a depender de ellos para poder huir, refugiarse, esconderse y seguir con vida.

 

Hay unos pequeños muertos, pero no por labor de los búfalos, sino por labor de unas leonas que se dedican a matar los cachorros de otras hembras.

 

Los peligros vienen de diferentes partes, incluso desde donde menos se esperaría.  Los leones no asisten a clases gerenciales de análisis de riesgos.  Todo en ellos es instintivo y trasmitido en sus genes por generaciones.

 

7.

En el día las batallas entre leonas y búfalos rezagados se hacen epopéyica en unos momentos, trágica en la mayor parte del tiempo.  Una leona sale por los aires con las costillas destrozadas por una cornada.  Las otras están prendidas al búfalo y derribándolo sin lograr hendir los dientes en lugar apropiado.  Buscan con ansia el cuello grueso y al mismo tiempo el final de los intestinos para desgarrar y lograr que las vísceras se derramen.

 

¿Es monótona esa vida?  ¿Es tonto hacer repetitivamente lo mismo día a día, semana a semana?  ¿No es mejor que los leones crucen sus patas detrás de la nuca y mirando el cielo sueñen en cenas abundantes posiblemente mojado con exquisitos vinos?

 

Quizá sea preferible.  Pero si no se camina al lado de los búfalos, la muerte de hambre será segura.

 

 

EPÍLOGO.

 

En la asesoría, los clientes desean alcanzar sus objetivos.  Como asesor a ustedes les corresponde darles informaciones correctas sobre la clase de búfalos que son los objetivos y sobre la clase de leones que son ellos, los clientes.  Y decirles que necesitan caminar como los leones al lado de los búfalos, sin apartarse un minuto de ellos.

 

Posiblemente, África es cada segundo y cada espacio de la vida de cada ser humano.

 

Germán Rosas,

Septiembre 2006.

 

Edición en Word: www.astroescuela.com   e-mail: sistemagr@yahoo.com

 

El Blog

Calendario

     Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog